Bosai son árboles “normales” que se mantienen de tamaño reducido gracias a técnicas y cuidados especiales. Los llamados de interior son especies tropicales o subtropicales, lo cual se debe tener en cuenta al cuidarlos.

Normas generales de cuidado
Luz, humedad ambiental, temperatura, agua y nutrientes en cantidades adecuadas son imprescindibles.







Bosai son árboles “normales” que se mantienen de tamaño reducido gracias a técnicas y cuidados especiales. Los llamados de interior son especies tropicales o subtropicales, lo cual se debe tener en cuenta al cuidarlos.

Normas generales de cuidado
Luz, humedad ambiental, temperatura, agua y nutrientes en cantidades adecuadas son imprescindibles.






Lugar
Coloque el bonsái en un lugar cuanto más luminoso mejor, sin embargo, no debe estar expuesto (continuamente) al sol estando detrás de una ventana o encima de un radiador. ¡En aquellos lugares la temperatura sube demasiado!












Temperatura
Evite que las temperaturas estén por debajo de 15ºC o por encima de 30ºC en algún momento.













Luz
No puede haber demasiada luz para un bonsái. Esto no quiere decir que todos los bonsái aguantan el sol directo y menos aún estando detrás de una ventana que da al sur. Un lugar a 1 o 2 metros de una ventana con orientación sur es lo mejor.













Humedad ambiental
La humedad ambiental de la mayoría de las salas de estar (con calefacción central) es demasiado baja. Un buen remedio es colocar el bonsái en una fuente grande llena de bolas de arlita y agua. De esta manera se crea un microclima alrededor del bonsái. ¡Procure que el agua no llegue al borde de la maceta!














Riego
Cuanta más alta la temperatura más agua necesita el bonsái. Es debido a la evaporación a través de las hojas y de la tierra. La tierra debe estar húmeda siempre, sin embargo, evite que el bonsái tenga siempre los pies debajo del agua, ya que puede ocasionar podredumbre de las raíces. Al fin y al cabo el bonsái no es una planta palustre. El mejor método de riego es sumergir el bonsái hasta el borde de la maceta en un recipiente de agua y luego dejar que se escurra.













Nutrientes
Todo organismo vivo precisa un aporte de nutrientes. Así también el bonsái. Los nutrientes se venden como abono (para bonsái) con bajo contenido en NPK complementado con microelementos. Suministre la cantidad indicada desde la primavera hasta el otoño aproximadamente 1 a 2 veces a la semana y a partir del otoño y en invierno 1 vez al mes.












Mantenimiento
Si el bonsái echa brotes largos con hojas más grandes e internodios mayores, es decir, mayor espacio entre las hojas, y cuando éstas además son de color más claro, es señal que el bonsái sufre de una falta de luz. Para un crecimiento compacto con muchas ramificaciones finas, corte las ramas hasta dejar 2 hojas, pero no hay que hacerlo hasta que presente al menos 6 hojas. Trasplante el bonsái cada 2 años, quitando una tercera parte de las raíces. No olvide fijar el bonsái en la maceta. Utilice tierra específica para bonsái o Akadama (granulado de arcilla japonés).








home